El pasado 3 de diciembre Real Decreto-ley 3/2016, de 2 de diciembre, por el que se adoptan medidas en el ámbito tributario dirigidas a la consolidación de las finanzas públicas y otras medidas urgentes en materia social, entre otras importantes medidas, se procede a la eliminación de la posibilidad de aplazamiento o fraccionamiento de determinadas obligaciones tributarias:

  1. De los pagos fraccionados del Impuesto sobre Sociedades.
  2. De las liquidaciones tributarias confirmadas total o parcialmente en virtud de resolución firme cuando previamente hayan sido suspendidas durante la tramitación del correspondiente recurso o reclamación en sede administrativa o judicial.
  3. De los tributos repercutidos, principalmente el IVA, salvo que la factura que dio origen a la obligación esté sin cobrar.
  4. Se suprime la excepción normativa que abría la posibilidad de aplazamiento o fraccionamiento de las retenciones e ingresos a cuenta

Esta norma entrará en vigor el 1 de enero.

Fernando Sobrino

Diciembre 2016