MEDIDAS EN MATERIA DE REESTRUCTURACIÓN DE DEUDA PARA RESPONDER AL IMPACTO ECONÓMICO DEL COVID-19

El viernes 13 de marzo de 2020 entró en vigor el Real Decreto-ley 7/2020, de 12 de marzo, por el que se adoptan medidas urgentes para responder al impacto económico del COVID-19, aprobándose, en el ámbito tributario, una medida dirigida a pymes y autónomos en la que se permite una flexibilización en materia de aplazamientos que ya ha sido analizada en la publicación elaborada por el Área de Fiscal de nuestro Despacho.

Asimismo, desde nuestro Área de Laboral han elaborado una Guía con las posibilidades que, en el ámbito laboral, ofrece la normativa vigente a esta hora en lo que respecta a materias como EREs o ERTEs que permitan adecuar la estructura de la empresa ante el impacto económico del COVID-19.

Sin perjuicio de ello, dado el enorme impacto que la situación actual puede tener en la evolución del negocio de determinadas empresas, entendemos que resultará necesario adoptar medidas adicionales que permitan salvaguardar o, al menos, defender de la mejor manera posible, la viabilidad presente y futura de los negocios, de tal forma que una vez que se restablezca la deseada normalidad, podamos afrontar una nueva etapa con los menores daños posibles.

En este sentido, ante la perspectiva de una caída importante de ingresos y facturación, será fundamental que la empresa adecue su estructura de deuda a dicha situación:

  1. reduciendo al máximo sus obligaciones de pago durante el periodo de mayor impacto del COVID-19; y,
  2. calendarizando adecuadamente sus obligaciones de pago futuras para aquel momento en que se restablezca la normalidad.

Para ello las empresas deberán:

  •  Analizar la deuda existente y proyectada con sus acreedores comerciales (proveedores) a efectos de renegociar plazos de pago y adecuar los mismos al nuevo escenario.
  • Analizar la deuda existente y proyectada con sus acreedores financieros (entidades financieras) con la finalidad de refinanciar la misma adecuando su calendario de pago y ganando periodos de carencia que permitan minimizar sus obligaciones de pago de deuda financiera durante la etapa de mayor impacto del COVID-19.

El proceso encaminado a alcanzar un acuerdo con los referidos acreedores que permita garantizar la viabilidad de la empresa, se resume en los siguientes pasos:

  1. Analizar la estructura de deuda actual y obligaciones de pago con acreedores comerciales, acreedores financieros y Administraciones Públicas (Hacienda y TGSS).
  2. Determinar la estructura de deuda adecuada ante la coyuntura actual a efectos de garantizar la viabilidad de la empresa.
  3. Negociar con los distintos tipos de acreedores la renegociación de su deuda, teniendo cada negociación sus propias vicisitudes, puesto que la negociación con los proveedores deberá llevarse a cabo de forma individual mientras que la negociación con las entidades financieras habrá de ser conjunta.
  4. Instrumentar los correspondientes acuerdos de reestructuración.

On Tax & Legal es un Despacho de referencia en Galicia en materia de reestructuración de deuda, acumulando nuestro Área de Reestructuraciones una amplia experiencia en esta materia, por lo que sabemos que la diferencia entre sobrevivir o no hacerlo ante una situación extrema radica en reaccionar con rapidez y de forma adecuada, utilizando para ello las posibilidades que la legislación reciente nos ha ofrecido con motivo de la última crisis financiera, en materia, por ejemplo, de homologación judicial de acuerdos de refinanciación.